13.4 C
Munich
viernes, octubre 7, 2022

Se demuestra que el acondicionamiento acústico combate la demencia

De interés

Un reciente estudio ha demostrado cómo un correcto acondicionamiento acústico puede mejorar a los pacientes que sufren detrimento auditivo y demencia.

La esperanza de vida ha ido aumentando con los años. La sociedad es cada vez más longeva y, en concreto, España, es uno de los países con mayor esperanza de vida del mundo. Esto, que sin duda es una buena noticia, trae consigo también varios retos y desafíos. El principal es ser capaces de responder a las condiciones sanitarias, sobre todo las relacionadas con la audición y la demencia.

Según la Sociedad Española de Psicogeriatría, la demencia se define como un síndrome adquirido, caracterizado por un deterioro permanente de la memoria y de otras funciones intelectuales. Concretamente, cerca del 5.2% de la población de más de 60 años a nivel mundial la padece.

Por otro lado, la pérdida auditiva es la forma más común de discapacidad en Europa. Este padecimiento tiene un gran impacto en las relaciones interpersonales y los espacios donde se desarrolla la vida.

Basta echar un vistazo a algunas de las conclusiones de los estudios más importantes que se han ido desarrollando recientemente.  Destaca, principalmente, el realizado por la John Hopkins School of Medicine: este descubrió que de cada 10 decibelios de pérdida auditiva que tenía una persona, había un 27% aumento en la probabilidad de desarrollar demencia en el futuro.

Por ello, el correcto acondicionamiento acústico de una sala aumenta el confort y potencia las capacidades de las personas con discapacidad auditiva y demencia. Adecuar los espacios de esta forma facilitará sus tareas diarias y reducirá los riesgos derivados de entornos ruidosos.

Relación entre acondicionamiento acústico y demencia

Para los pacientes que sufren demencia, la audición es uno de los sentidos que tiene mayor impacto en su calidad de la vida.  Generalmente, estas personas sufren de extrema sensibilidad la ruido, por lo que una conveniente corrección acústica es más que necesaria.

Si no se lleva a cabo, los pacientes pueden sufrir confusión, ansiedad y aumento de los niveles de estrés. Además, las reacciones fisiológicas al ruido pueden provocar aumento del ritmo cardíaco, presión arterial y fatiga.

“Los problemas de percepción sonora que experimentan las personas con demencia y/o presbiacusia se pueden experimentar solo viendo un vídeo. En él, se simula cómo oye una persona de 80 años con presbiacusia comparado con una persona joven y cómo, este confort e inteligibilidad, puede ser mejorada con un buen acondicionamiento acústico” afirman los expertos.

Fuente: IberianPress

- Anuncio -spot_img
Construcción
Legal
Salud
- Anuncio-spot_img
Últimas Noticias