22.1 C
Munich
sábado, mayo 21, 2022

Empleadas del hogar: qué debes saber antes de contratarlas

De interés

La falta de tiempo hace que muchas personas necesiten ayuda en casa y recurran a los servicios de las empleadas del hogar para la limpieza de su hogar.

Para saber elegir correctamente a una empleada del hogar, deberemos saber que necesidades necesitamos cubrir y qué tipo de empleada se adapta mejor a ellas. Si solo necesitas una empleada para ciertas tareas de la limpieza, una externa es la mejor opción. Si por el contrario, si requieres de más servicios y dispones de una casa grande, la interna será una solución

Tipos de empleadas según tu necesidad

Las empleadas del hogar internas de Madrid son aquellas que se hacen cargo de la limpieza, cocina e incluso cuidados de pequeños y ancianos. Como su propio nombre indica, este tipo de empleadas se alojan en el hogar familiar, lo que hace que requieran de una habitación propia para ellas. La distribución de su tiempo se divide en tres tipos:

  • Tiempo de trabajo: el tiempo durante el que presta el servicio
  • Tiempo de presencia: el tiempo en el que está en la vivienda, a disposición del empleador, pero sin trabajar de forma activa.
  • Tiempo de pernocta: el tiempo durante el que la empleada duerme

En cambio, las empleadas del hogar externas de Madrid, tienen una independencia del empleador o la familia mayor, ya que no residen en la propia vivienda. Si bien sus funciones son las mismas que una empleada interna, las externas tienen unas condiciones laborales más flexibles. Su jornada es flexible, comprendiendo entre las 4 y las 8 horas diarias.

Derechos de las trabajadoras del hogar

Otra de las cosas más importantes a la hora de contratar una empleada del hogar es tener unos conocimientos mínimos sobre derechos laborales de las empleadas del hogar y gestionar por ti mismo la contratación de estas, ya que todas deben tener un contrato de trabajo y estar dadas de alta en la Seguridad Social.

Las empleadas externas tienen derecho a 12 horas de descanso entre en final de una jornada y el inicio de la siguiente. Además, deberán tener los descansos correspondientes a las comidas principales y contar con 30 días naturales de vacaciones al año.

En el caso de las internas, estas deben disfrutar de un mínimo de 36 horas libres semanales, de las cuales 24 deben ser ininterrumpidas y preferiblemente un sábado o domingo. Además, deben tener dos horas de descanso para las comidas principales, 30 días naturales de vacaciones al año y dos pagas extra. En el caso de la manutención y el alojamiento, estos corren a cargo del empleador.

Fuente: Dona Dona, Debest Home

- Anuncio -spot_img
Construcción
Legal
Salud
- Anuncio-spot_img
Últimas Noticias