9.9 C
Munich
martes, septiembre 27, 2022

La escasez de suministros reina la industria alimentaria en Reino Unido

De interés

Los empresas y fábricas de la industria alimentaria exponen sus preocupaciones por la falta de mano de obra y escasez de transportistas. Son condiciones causadas principalmente por el regreso de miles de ciudadanos de la Unión Europea a sus países tras el ‘Brexit’.

Desde hace meses, las fuentes de información británicas están repletas de noticias sobre problemas de suministro en la alimentación y otros bienes de gran consumo. Se suceden las informaciones sobre grandes cadenas de comida rápida que han tenido que cesar su productividad al no tener un acceso continuo a las materias primas.

Este problema ha sido agravado directamente por la pandemia de Covid-19, que ha estado relacionada directamente con la falta general de trabajadores. Una ausencia de operarios de baja cualificación provocada por las restricciones impuestas a la emigración tras el ‘Brexit’.

¿El ‘Brexit’ ha dejado sin trabajadores a Reino Unido?

Según la consultora KPMG y la Confederación de Contratación y Empleo, el país británico está sufriendo la peor escasez de mano de obra desde 1997. Una insuficiencia que afecta principalmente a los sectores de la hostelería, la logística y la manufactura.

Algunas de las grandes cadenas de restauración como McDonald’s, KFC y Nando’s han comunicado en estos últimos días sus limitaciones de oferta alimentaria, debido a los problemas de suministros. Así, el país está sufriendo una ola de escasez para su industria alimentaria, que dependía de los trabajadores provenientes de Europa, a los que ahora las autoridades no permiten una entrada fácil en el país.

Si no llegan los transportistas, no llegan los suministros.

La falta de transportistas ha sido un problema común para buena parte del mundo desarrollado, un contratiempo que se ha visto acelerado por el ‘Brexit’ en Reino Unido. Hasta ahora, la demanda de transportistas se cubría con mano de obra extranjera, mientras que el abandono de millones de trabajadores extranjeros ha estado motivado por el miedo a perder la libertad de movimiento, autonomía que brindaba la pertenencia a la Unión Europea.

Así, la escasez de camioneros pone en apuros a la industria alimentaria. Sin embargo, esta no es la mayor amenaza para los negocios del sector, sino la falta de mano de obra en las propias fábricas de comida. Los negocios británicos del sector alimentario asumen que la solución podría estar en: flexibilizar las condiciones para obtener el visado o deslocalizar la producción a otros países. Además, exponen que otro desenlace sería el de importar los productos que hasta ahora fabricaban dentro del país.

Fuente: La Razón

- Anuncio -spot_img
Construcción
Legal
Salud
- Anuncio-spot_img
Últimas Noticias