9.9 C
Munich
martes, septiembre 27, 2022

Ya es posible convertir el sabor ácido en dulce gracias a la miraculina

De interés

La miraculina, que se extrae de una baya originaria de África Occidental, ofrece una sensación de dulzor sin necesidad de recurrir a edulcorantes artificiales.

La miraculina es una baya originaria de África occidental que puede convertir el sabor ácido en dulce. Este fruto carnoso comenzará a venderse en España a principios de 2022 de la mano de la startup Baïa Food.

Esta empresa, que ya cuenta ya con el aval de la Comisión Europea, va a comercializar a partir del primer trimestre de 2022, el compuesto deshidratado de la baya “Miracle Berry”. De ella se consigue la proteína que es capaz de transformar la percepción gustativa y transformar el sabor ácido en dulce.

Guillermo Milans del Bosch, cofundador de la foodtech, argumenta que la miraculina permite, gracias a sus propiedades, «tener una percepción de dulzor sin necesidad de acudir a azúcar o edulcorantes artificiales; simplemente ingiriendo miraculina y a posteriori un alimento que sea ácido». Es decir, «yo consumo miraculina y después consumo un yogur y ese yogur lo voy a percibir como dulce».

¿Cómo se consume la baya que transforma el ácido?

Milans del Bosch aclara que este producto no puede mezclarse con los alimentos para percibir el cambio, si no que «es algo que hay que consumir, de momento, de forma previa al alimento ácido que queremos endulzar».

En cuanto a la producción, explica que, primero, obtienen un puré de la baya, y a través de la liofilización se realiza un proceso de deshidratación en frío que asegura todos los nutrientes y mantiene estable el compuesto activo de la miraculina.

Además del curioso efecto, el uso de la baya tiene ventajas prácticas y aplicaciones en el área de la industria farmacéutica. «Está indicada para pacientes oncológicos a quienes la quimioterapia o radioterapia hacen que todo tenga un sabor metálico, o para quienes tengan una hipersensibilidad a la acidez en boca. En la miraculina van a encontrar un complemento sensorial para mejorar esa experiencia de alimentación y su calidad de vida y evitar caer en malnutrición», argumenta Milans del Bosch.

Fuente:  ElEconomista

- Anuncio -spot_img
Construcción
Legal
Salud
- Anuncio-spot_img
Últimas Noticias