11.8 C
Munich
domingo, septiembre 25, 2022

Legionella, la bacteria que se esconde en el aire acondicionado

De interés

Este microorganismo conocido como legionella, se encuentra en los sistemas de refrigeración, constituye una de las principales causas de las neumonías más graves.

Vivimos rodeados de microorganismos y aunque muchos son inofensivos para el ser humano, otros representan una amenaza para nuestra salud. La bacteria de la legionella aparece en las instalaciones que no tienen el adecuado mantenimiento, provocándola enfermedad del legionario.

¿Qué es la legionela y cuáles son sus síntomas?

La legionella es una bacteria que habita en las aguas estancadas a una cierta temperatura y que, en muchas ocasiones, podemos encontrarla en los sistemas hídricos de grandes edificios, humidificadores, máquinas de rocío, sistemas de riego o fuentes termales.

Algunas especies pueden infectar al ser humano, causando problemas respiratorios de gran compromiso vital, afectando principalmente a personas de edad avanzada, fumadores con enfermedades broncopulmonares o algún tipo de inmunodepresión.

En función de la cantidad de materia bacteriana que ingresa en el organismo y las características del paciente se producen dos patologías. La fiebre de Pontiac es similar a una gripe y se caracteriza por síntomas como fiebre, cefalea, dolor muscular, cansancio y malestar general. Su levedad hace que normalmente, la enfermedad desaparezca por sí sola.

En cambio, la enfermedad de los legionarios, es una forma de neumonía, es considerablemente más grave. Su sintomatología se basa en fiebre alta, tos y dificultades respiratorias. Normalmente es más grave que otro tipo de neumonía, y puede provocar síntomas adicionales como dolor abdominal y diarrea. En los casos más extremos, la legionella puede causar complicaciones como insuficiencia respiratoria, shock séptico e insuficiencia renal aguda.

Para el tratamiento de legionella, además de un control y asesoramiento médico deberemos regular y mantener un correcto mantenimiento de los sistemas de refrigeración, ya que la prevención resulta esencial para tratar esta bacteria.

¿Cómo prevenir la legionella?

La bacteria de la legionella se transmite por inhalación, y se mueve a través de minúsculas gotas de agua capaces de penetrar en el pulmón.

Esta bacteria se da en aquellas instalaciones faltas de mantenimiento químico o que tienen un mantenimiento inadecuado. Este hecho favorece el estancamiento de agua, acumulando productos nutrientes para la bacteria. Por ello es necesario el servicio de prevención periódico según normativa, donde se realizará una buena limpieza en combinación con un tratamiento biocida especifico de la bacteria.

Una empresa de control de plagas de Madrid incluye entre su oferta de servicios, los tratamientos especializados en la prevención de expansión de este tipo de microorganismos.

Fuente: 20 minutos

- Anuncio -spot_img
Construcción
Legal
Salud
- Anuncio-spot_img
Últimas Noticias